La pandemia olvidada: contaminación atmosférica

Un interesante artículo publicado en el diario El País de España por la periodista Sara Acosta, fechado el 12 de Marzo del presente año, reseña una nueva investigación realizada por el Instituto Max Planck y el Departamento de Cardiología de la Universidad de Mainz, Alemania, que arroja el siguiente resultado:

“La contaminación atmosférica acorta la esperanza de vida de la población en todo el mundo (mucho más que las guerras y otras formas de violencia, enfermedades parásitas o el tabaco).”El efecto sobre la salud sería tal, que los investigadores consideran que el mundo se está enfrentando a una pandemia por contaminación del aire.

Los investigadores Jos Lelieveld y Thomas Münzel, que han dirigido dicha investigación, afirman igualmente que: “En este estudio distinguimos entre contaminación evitable, la generada por los humanos y aquella que procede de fuentes naturales, como el polvo del desierto o las emisiones de un incendio, que no pueden evitarse. Mostramos que el 66% de las muertes prematuras puede atribuirse a la polución causada por humanos, principalmente por el uso de energías fósiles, que en los países ricos aumenta al 80%.”

Un dato importante de esta investigación es que mientras el tabaco reduce la esperanza de vida en 2,2 años, la polución la acorta en cerca de tres años, resultado al que se llega mediante el desarrollo de un método que crea modelos para cruzar los efectos de varias fuentes de contaminación en los índices de mortalidad.

Finalmente, estos investigadores piden que la contaminación del aire sea considerada como un factor de riesgo para el corazón y para la circulación de la sangre, al igual que el tabaco, la diabetes, la presión arterial alta o el colesterol.  “Si la polución atmosférica se redujera eliminando las emisiones de las energías fósiles, la esperanza de vida media en todo el mundo aumentaría más de un año, y cerca de dos si se quitaran todas las emisiones causadas por los humanos»,concluyen.

Ing. Ángel Araujo Primera

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *